sábado, 11 de febrero de 2012

Mine, capítulo 6.


                                     Capítulo 6, "Insultos"

Me tratan como a un juguete.
La fotógrafa anoréxica  de unos 46 kilos me pone una mano en la cintura y me dice que levante mi cabeza y la ladee. Luego suelta algo así como... "No, así no. Así". Y lo tengo que hacer de nuevo hasta que pierde la paciencia y ella misma me mueve.
 Ella pone una mano en mi cabeza, ladeándola. Suspiro.
Ellie me sonríe, comprensiva.
--No te preocupes--Dice--Cuando salgamos nos ahogaremos en palomitas. Hoy en día las personas van al cine para comer.
 Laura agita la cabeza.
--Nada de eso--Dice, detrás de la fotógrafa--Lena está a dieta.
La miro, horrorizada.
--¡Mentira!
Ellie ríe.
--Podemos conseguirte una Coca-Light.
Me cruzo de brazos y  la fotógrafa anoréxica da un respingo. Se mueve y me acomoda la cabeza, y le dice a Ellie, que está sentada a mi lado, que incline la cabeza hacia atrás, de forma  que su cabello caiga en su espalda.
--Ahora quédense quietas.
Laura está detrás, mirándonos fijamente.
Suspiro.
Quiero terminar con esto.
--Me estoy entumiendo--Dice Ellie.
--¿Qué película vamos a ver?
--Ni idea. Envié a Lucas a investigar. Ahora va a hacer algo útil.
Sonrío.
Laura me mira de nuevo.
--¡Ponte erguida, Lena, erguida!
Quiero decirle que se vaya al diablo.
Suspiro.
No lo hago.
Después Laura intercambia un par de palabras con la fotógrafa y sonríe cordialmente a Ellie.
--Ahora sólo Ellie sola.
Esa es mi señal. Suspiro de alivio y me bajo del maldito sillón. Ellie me mira bajar y jala el borde se su vestido.
Cuando es mi turno, yo palpo el estúpido vestido violeta que Laura me eligió y subí de nuevo. Pero esta vez ella quitó el sillón junto con la fotógrafa, y me dijeron que modelara parada.
Yo no sé modelar, así que me quedé ahí con los brazos colgando de cada lado, flojos.
La anoréxica suspiró y subió a arreglarme.
--Lena, esto estará en mi álbum, así que, o te pones bien, o te pones bien--Ruge Laura.
Me erguí de golpe.
Así de insoportable puede ser.

Estamos esperando a qué sea hora de la película.
Ellie y yo dejamos a Lucas haciendo fila para comprar los boletos mientras nosotras vamos a comprar los dulces.
--No puedo vivir sin azúcar--Dice Ellie.
Sonrío.
--Oye quería que preguntarte algo.
--Dime.
--¿A qué te referiste cuando dijiste "A José le gustará el paso" ? O algo así. No recuerdo que dijiste.
Ellie me mira unos instantes y sacude su cabello con la mano del tatuaje.
--Eso...
Levanto la ceja.
--¿Eso qué?
--Bueno. Hammm... Sí. Verás; José nos pidió ser amables con Laura y su familia. De hecho, esto fue la idea de él. Nos lo propuso cuando estábamos en el auto. Espero no te enojes.
 Sacudí la cabeza.
--Ah, no. Está bien. No te preocupes. Generalmente soy la anti-social. De hecho esperaba una respuesta como esa.
Ellie sonríe.
--Creo que me agradas.
 Por supuesto que sí.
Ellie pide tres cajas de pasitas de chocolate cuando llega la muchacha que atiende y luego se gira hacia a mí.
--¿Tú que vas a querer?
Me hecho a reír.

Pues resulta que Ellie tomó tanta soda que al final de la película fue corriendo al baño.
Me quedo ahí sentada en la banca junto a Lucas, a penas hemos intercambiado unas palabras desde que llegamos a la película. He preferido quedarme pegada a Ellie en vez de entablar con él una conversación acerca de cómo no llamé.
--Creo que tomar tanta soda no fue la mejor idea que se le ha cruzado por la mente--Dice él.
Ciertamente, estoy de acuerdo.
Asiento.
--Espero que la azúcar no le afecte--Digo.
Él agita la cabeza.
--No te preocupes. Ellie está acostumbrada a comer cosas que honestamente no debería comer.
Rio.
Él me mira.
Yo lo miro.
--Hey, en verdad siento no llamar.
Y es que en verdad lo siento.
Por alguna remota razón en este confuso mundo.
El sonríe.
--Está bien. No te fastidies tanto.
Honestamente, jamás había oído decir a alguien "No te fastidies tanto".
Y menos a un chico.
A menos que fuera de ese tipo que lee libros.
Lo miro de pies a cabeza.
Sacudo la cabeza.
¿Cuales son las posibilidades de que tenga cerebro?
El ríe.
--¿Tengo algo?--Pregunta.
Sacudo la cabeza de nuevo y cruzo las piernas.
--Nada. Me puse a pensar.
El asiente y apoya los codos en las rodillas.
--¿Me lo vas a decir?--Pregunto.
Levanta una ceja.
No se ve confuso ni nada.
Sólo levanta una ceja.
--¿Qué cosa?
--Cómo supiste quién era Tiruma. O porque decidiste ayudar a una completa desconocida.--Me siento derecha de la nada--Y cómo es que no conocías a Laura si tú hermano se va a casar con esa maldita loca.
 El pasa las manos por su rostro mientras ríe.
--Yiruma--Me corrige poco después.
--Ya. Bueno. Él. ¡Responde las demás, también!
Lucas abraza su estómago y hecha la cabea hacia atrás para reír.
Lo miro ceñuda.
--¿De qué carajos te ríes?
Hace la cabeza más hacia atrás y ríe de nuevo.
--¿Qué?
Me ignora y sigue riendo.
Lo miro cerca de 1 minuto.
--Maldito loco.
No lo pienso en verdad.
Sólo quiero ver qué dice o hace.
Él suspira finalizando así con su risa incontrolable y levanta la cabeza peresosamente para mirarme.
--Nada. Sólo es un tanto divertido cuando insultas a las personas. Suena divertido cuando sale de tu boca. O al menos cuando intentas insultar a las personas. Tengo que decirte honestamente que te falta.
 Entrecierro los ojos.
Hablo sin pensar.
--¿En verdad? Porque, oye, ahora mismo tengo unas cuantas cosillas que me encantaría soltarte a la cara, gran idiota.
Saca una risilla. Me mira directamente unos momentos y luego su mirada cambia. Más salvaje y desafiante. No en sentido furioso. Sentido "Voy a Ligar".
 Por mi parte, deduzco que parece que ´necesita lentes por la manera en la que tiene entrecerrados los ojos.
--¿Qué te pareció la película?--Lo dice en tono dulce y suave.
Arrugo la frente y me alejo unos centimetros.
¿Qué le pasa a este tipo?
--No has contestado tú a mis preguntas... De acuerdo, ¿Quieres dejar de poner esa estúpida cara? Tengo que decirte algo, amigo, es perturbante.
Entonces el abre los ojos sorprendido.
Abre la boca para decir algo.
Finalmente abandona su cara perturbante...
Y se hecha a reír.
--Nunca he conocido a alguien...--Dice entre risas--Que se resistiera.
Levanto una ceja.
--¿Qué se resistiera a qué? ¿A querer estrellarse contra un poste? Pues sí, ha sido muy difícil.
Lucas ríe más.
--Me despisto unos segundos y tú ya casi estás en el suelo muerto de la risa. Lena, ¿Qué cosa se tomó?
Ellie está parada a unos metros de nosotros.
Mira a Lucas con desaprovación, y una sonrisa.
Avanza hacia nosotros.
--Se atragantó con su saliva--Le digo, sonríendo.
Ellie asiente.
--Ya. Bueno. Crea mucho sentido. Ahora, José me llamó hace rato--Mira a Lucas--Creo que Laura nos invita a comer en su casa. Ella va a cocinar.
 Doy un respingo.
--¿Qué ella va a...? Disculpa, ¿Qué?
Ellie me mira.
--¿Qué tiene?
La miro.
Pobre ingrata, no sabe nada.
--¿Tienes una idea acerca de lo qué pasó la última vez que ella intentó cocinar?
Lucas y Ellie me miran fijamente.
--Sólo les voy a decir que aún tengo pesadillas al respecto. Fue perturbante y esa escena nunca se borrará de mi mente. Estoy traumada de manera permanente. No, no sientan pena por mí; ya lo hago yo por mí misma. Gracias.

--Sthep Stronger.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada