lunes, 25 de noviembre de 2013

Saved. Capítulo 1.

  (1) Tumblr                   
Saved. Capítulo 1: La Primera Noche.

--Sabes que no puedes ir a esa fiestaDijo mi madre aquella noche a mi hermana pequeña, mientras doblaba ropa con ella.
--¿Por qué?Lloriqueó Cassidy, haciendo una mueca, tomando una blusa rosa pálido.
--Porque es fiesta de adolescentes.
--¡Sólo soy un año menor!
--Cassidy, no.
Esa fue la última palabra de mamá.
Una hora después, yo ajustaba mi vestido frente al espejo de mi habitación mientras Cassidy me miraba acostada en la cama.
--Algún día irás a una fiesta, renacuajo.
El apodo era sólo una broma de hermana mayor. Yo la amaba más que a nada en este mundo.
--No es justo que puedas ir a fiestas por el hecho de tener quince años.
Sonreí.
--Cuando los tengas, lo harás tú también.
Ella frunció el ceño.
--¡Pero acabo de cumplir catorce la semana pasada! ¡Falta mucho!
Me volví y le alboroté el pelo. Ella frunció el ceño y lo acomodó de nuevo, pero sabía que a ella le hacía gracia que hiciera eso. Tiempo después, era hora de irme y Cassie se había quedado dormida en mi cama. No me molesté en despertarla, ya que no me molestaba dormir con ella en la noche. Sí, porque era mi hermana y la quería, pero sobre todo porque, a pesar de tener catorce años, tenía un cuerpo diminuto que la hacía parecer de unos once o doce. Es más o menos por eso que mamá le daba carbohidratos todo el tiempo, para ver si con el tiempo ella ganaría un poco más de peso.
 En todo el tiempo que mi madre ha estado intentándolo, no ha subido más de medio kilo y se ve exactamente igual. Es una frustración tanto como para ella como para mamá.
  Me reí ante el pensamiento y le di un beso en la frente.
Cuando vinieron Cam y Vivian a recogerme, miré por la ventana de mi cuarto mientras nos alejábamos. Ahí estaba Cassidy, despeinada y medio dormida. Me saludó con la mano y desapareció de mi vista.
  Ese fue el último momento normal con mi familia.
Creo que yo debí haberlo sabido, en esa fiesta, cuando este tipo se acercó a nosotras. Era de nuestra edad y completamente lindo. Uno de esos completos clichés deportistas que a Vivian tanto le gustaban: Altos, bronceados por el sol (No productos) pelo rubio y una sonrisa blanca y grande. Debí de haberlo sabido porque el problema con los chicos de Vivian (Todos ellos), y tal vez del mundo entero, es que todos los guapos son feos por dentro. No estoy intentando sonar cursi, es sólo que es cierto. El primer chico de Vivian era un pervertido desagradable, el segundo un promiscuo, el tercero era simplemente raro, y no vamos a hablar siquiera del cuarto.
  Supe que no me gustaba cuando lo vi, y no me gustó tampoco cuando nos dio unas cervezas a cada una. No me malinterpretes; Me gustó que nos diera cerveza, lo que no me gustó son las miradas que nos dio a cada una mientras lo hacía.
Era un promiscuo total. Sonreí cuando recordé que Vivian no era de corazones rotos, ella simplemente iba hacia el siguiente cuando algo salía mal (Lo que significa, siempre).
Ella saldría viva de esto.
Sin embargo eso no fue cierto.
Dios, ninguna de nosotras salimos vivas de lo que pasó esa noche, porque de pronto una cerveza condujo a otra y luego otra entre risas y coqueteos con los chicos. Sabía que mi madre  me mataría cuando llegara a casa por tomar, pero yo estaba teniendo mucha diversión. O al menos hasta que el amigo de Vivian se puso todo manos rápidas con nosotras y entonces nos ofreció drogas.
Fruncí el ceño, igual que mis amigas. Entonces él me sonrío y metió una tarjeta en mi escote con sólo un número telefónico escrito con pluma.
Estúpido
--Hay que irnos, chicasDijo Cam, haciendo una mueca.
Se supone que la madre de Vivian nos llevaría que le teníamos qué llamarle, pero la hermana mayor de Cam también estaba en la fiesta y Cam tomó las llaves de su bolso sin que ella se diera cuenta. Todavía era muy temprano para ir a casa, y nosotras no estábamos cansadas, al contrario; Estábamos llenas de vida y veíamos a color, en ese momento.
En ese momento.
Cam estaba demasiado borracha para conducir. Igual que el resto de nosotras. Y sin embargo no importó, porque nunca te pasa a ti, ¿Sabes? Esas cosas horribles como accidentes de autos por conducir ebrio nunca te pasan a ti. Siempre es a otra persona a quién le pasa. Pero no a ti.
  Y eso es una mentira.
Un auto golpeó la parte delantera del auto de la hermana de Cam mientras gritábamos y nos desvió a unos metros de distancia, hacia las vías de trenes. Primero nos quedamos en silencio. Cuando nos dimos cuenta de que no había peligro, de que todo estaba bien… Nos echamos a reír. Risas histéricas y cortadas por la falta de aire. Nos bajamos del auto porque Cam no pudo lograr prenderlo y nos sentamos a un lado, en la tierra, muertas de risa y hundidas en alcohol.
--¡Is, Viv, mírenme! ¡Puedo caminar en línea recta!Cam alzó los brazos a sus lados para hacer equilibrio mientras caminaba por la vía de tren.
--Cam… vas…--Intenté decirle que iba a caerse, pero la risa de Vivian me daba risa. Era contagiosa y me tiré al suelo a reír.
--Tenemos que llamar a nuestros padresLe dije a Vivian cuando nos detuvimos.
Ella negó.
--Nos matarán.
Intenté hablarle de nuevo, pero entonces Cam gritó. Perdió el equilibrio y cayó sobre su trasero.
Las tres volvimos a reír. Vivian y yo nos echamos al suelo intentando calmar el dolor en nuestros estómagos, pero simplemente era imposible.
Entonces oí algo.
Y lo volví a oír.
Y de nuevo.
Supe que había algo que estaba muy mal.
Cuando me di cuenta paré de reír y abrí la boca con horror. Intenté decirle a Vivian, pero mi lengua me traicionaba, así que fui por Cam yo sola, pero tropecé con mis tacones. Me los quité rápido de una sacudida y me arrastré hacia Cam, quién estaba echada en el suelo con una sonrisa en su rostro.
--¡Vivian!Finalmente logré articular, tomando los brazos de Cam y arrastrándola hacia fuera de las vías.
No creí que me hubiera escuchado. Cuando volteé a comprobarlo, su rostro se había deformado y escuchaba en el aire.
Ella sabía ya. Gracias a Dios.
--¡Cam, levántate!
--¿Qué?
--¡Vivian!
Cam podría ser delgada, pero era una atleta y era pesada, tenía mucho músculo y yo no podía sostenerla sola. Pero Vivian no podía utilizar sus piernas de la misma manera en la que yo no podía utilizar mi lengua.
Quise rogarle una vez más a Cam que se levantara pero yo no podía y ella había cerrado los ojos. Miré hacia mi derecha.
Estaba acercándose.
Vivian se arrastraba detrás de mí mientras lloraba con desesperación.
--¡Cam!Gritó.
El sonido de hacía más fuerte. Y más fuerte. Y más.
Y yo no podía ayudarla. Yo…
Vivian jaló la espalda de mi vestido hacia atrás para quitarme del camino y observamos como el tren arrollaba a Cam, la sangre saliendo disparada directo a nuestras caras. Su cráneo rebotó un par de veces antes de astillarse y romperse.



-Sthep Stronger.
Publicaré lunes y martes. Feliz inicio de semana (Que bueno, no tienen nada de feliz, pero buehhh) :D

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada