lunes, 19 de mayo de 2014

After Jude. Capítulo 2.

Girl

After Jude. Capítulo 2.



Juro que todo esto tiene un punto; La primera vez que vi a Jude en la iglesia, su abuelo  y mi tío.  Todo se conecta y es como una pesadilla bien elaborada.
A veces la vida puede ser una perra.
Sé que usted, señor Morgan, no acepta palabrotas en ensayos, pero puesto que es mi historia me niego rotundamente a cambiar mis sentimientos. Usted lo dijo una vez: Sentimientos son sentimientos y nadie puede manipularlos, e intentar distorsionar un escrito sobre los sentimientos debe de ser un crimen.
  Una vez intenté distorsionar los sentimientos de Jude. Bueno, no salió como yo esperaba, como puede suponer. Ya sabe: Sentimientos y esas cosas.
Tal vez se pregunte qué pasó después de la misa de su abuelo. Puedo describirme a mí misma en ese entonces como una pequeña acosadora. No era realmente que lo acosase, sino que estaba curiosa.
 Empezaba a preguntarme qué estaba mal con Jude.
Esa pregunta fue lo que marcó mi destino. Hizo que mi vida tomara otra vía. Fue la semilla que se plantó en mi cerebro y fue creciendo y creciendo hasta llenarlo todo.
 De cualquier manera, no era como si mi intención fuera hablarle. Pero la escuela es un lugar para socializar y tienes que conocer a personas y tolerarlas incluso cuando prefieres quemar tu cabello.
 Es la regla de la vida. Como he dicho, algunas veces puede ser una perra.
   Entonces, yo estaba al borde de reprobar química. Muchas cosas que no podía memorizar y que me estaban pateando el trasero. Mi maestra, la señora Stohl, convenció a su mejor estudiante para que me diera tutoría.
Jude. Y era él quien prefería quemarse el cabello antes de conocer personas. Pensé seriamente que me estrangularía cuando se diera cuenta de mi incapacidad para memorizar nombres y cualquier otra cosa que tenga letras en ello. ¿Para los números? Pateo traseros. Siempre he sido como la super chica de la raíz cuadrada, y otras nerdesidades por el estilo.
 Sí, bueno; Él más o menos quería estrangularme. Y, eh, no lo culpo. Si yo tuviera que enseñarme a mí misma ya me hubiera matado tres veces. La cosa con Jude es que podía ser paciente.
 La cosa comenzó con esa camiseta de ánime que tenía, y yo siempre he sido orgullosamente la nerd más nerd que podrías encontrar en el mundo de los nerds. Así que el lado fangirleante de mí salió a flote, como uno de ésos poemas que siempre nos lee. Ya sabe, como una semilla de esperanza que creció e iluminó todos los espacios oscuros.
 Aunque probablemente eso sea de una canción.
Tal vez un TV show.
Tal vez no es de un poema que alguna vez nos ha leído, pero apuesto a que le ha gustado bastante. Sé que piensa que divago, y el universo sabe que es verdad, así que voy a pasar a la parte en donde Jude alzó la pluma y la mordió entre sus dientes, con una chispa divertida en sus ojos. No como si se hubiera reído conmigo, sino de mí. Nunca me molestó realmente, porque estaba plenamente consciente de lo friki que era. Tal vez no me molestó porque no parecía reírse de mí de una manera cruel.
--La verdad es que es de mi primoDijoLa dejó en casa y no tenía nada limpio esta mañana.
--Mataste la ilusiónLe contesté, lanzándole una bolita de papel arrugada. La esquivó, el muy desgraciado.
Esa fue la conversación acerca de algo que no fuera química más larga que tuvimos por un tiempo.
Creo que él pensaba que yo era una de ésas chicas irritables, pero después de que descubriese que era una nerd, dejó de hablarme tan mecánicamente. Se veía más relajado y me contestaba cortésmente.
 Era lo más amable que él había sido con alguien.
Nos hicimos familiares. No amigos, pero familiares. Y eso era definitivamente algo.
 La primera vez que me di cuenta de la razón del cambio, me hizo preguntarme si era tan solitario porque pensaba tan horrible de los demás. Me hizo pensar que su vida debía ser dura.
  Y yo no tenía una maldita idea.



--Kenzie.
Levanto la vista al sonido de la voz de Terra llamándome. Está parada en la puerta, con sus familiares botas vaqueras desgastadas y sucias. Creo que para personas como ella eso de limpiar las botas era como un pecado. Como si fuera menos country si se reduce el barro.
--Pensé que estabas con Jason.
--Sí, pero pensábamos en ir a ese lugar que te gusta junto con unos amigos y pensé que te gustaría ir. ¿Qué dices?
 Miro las palabras escritas en la hoja de Word y lentamente separo los dedos de las teclas. Asiento hacia Terra.
--Sólo déjame apagar esto.
Terra se sienta en su cama mientras se mensajea con alguien. Supongo que es Jason, esperando abajo, o tal vez su amiga de casa Meg. Nunca le he conocido, pero Terra me ha contado de ella un poco. Cada vez que la menciona pienso en corazoncitos y pastelitos.
 Cuando finalmente salgo de la habitación con Terra a mi lado, caminamos en silencio porque estoy sumida en mis pensamientos.
 No estoy segura de si fue una buena idea. Escribir sobre Jude y sus padres, y mis padres, y mi tío y… bueno. Acerca de lo que voy a escribir, realmente. No estoy segura de querer abrir esa herida de nuevo.
      A veces es demasiado extraño. Tú tomas por sentado todas esas cosas: Respirar, reír, caminar por las calles, socializar con el mundo exterior, dejar tu cama. Haces todas esas cosas como quien no quiere la cosa, y así es como es. Pero hubo un tiempo en que no podía hacer esas cosas sin Jude. Respirar el aire era como meter la cabeza en las brasas y respirar profundamente. Reír no tenía sentido. Caminar por las calles sin él a mi lado era doloroso. Socializar con el mundo exterior era inútil, y dejar mi cama por las mañanas era comenzar de nuevo con todo lo anterior.
  A veces es demasiado extraño seguir con mi vida, haciendo todas las cosas anteriores, cuando él no está aquí.  Es extraño reír con Terra, o con Jason o cualquier otro de nuestros amigos.  Pero supongo que esto es la cosa del dolor y la pérdida: Tienes que seguir. Puedes mirar atrás todo lo que quieras, pero tienes que seguir eventualmente.
    He pasado un tiempo convenciéndome que ésta Mackenzie Cross es más sabia que la vieja Mackenzie Cross. Supongo que es cierto. Tiene que ser verdad, ¿No? Estoy a punto de cumplir veinte. Tiene qué.
    Pero a veces, cuando es difícil levantarse de la cama, me siento como la vieja Mackenzie Cross. La cual está confundida y sabe que las cosas son una mierda. Supongo que el dolor nunca cambia, aunque hayas evolucionado. Los recuerdos son unas perras que les encanta morderte el trasero.



                                                              
 



--¿Va a apagar eso o me doy la vuelta?
Miro hacia Terra en su cama, mirándome y señalando a la computadora.
--Voy a dormirme tarde. Es una tarea.
Terra asiente y se da la vuelta para que la luz no alcance sus ojos. No le digo que la tarea no es para mañana, sino para un mes, porque si no me obligaría a apagar la computadora y dejarla dormir.
  Ni siquiera sé qué voy a escribir. No sé cómo continuar.
Miro el techo hasta que después de un tiempo mis dedos de deslizan sobre las teclas.


Yo tenía un novio llamado Nick. Él no estaba en el equipo de Lacrosse, pero estaba bien. Yo lo quería y él me quería. O al menos eso fue lo que yo pensaba.
No le gustaba que pasara tanto tiempo con Jude, como si yo pasara tiempo con él porque yo quisiese. Necesitaba asesoría en química y él lo sabía perfectamente, así que me molesté con él, parados en el estacionamiento de la escuela, cuando todos estaban dejando el lugar para ir a casa. Él era quien me llevaba, pero estaba tan enojada que me di la vuelta para encontrar a mi amiga Mellie, quien yo sabía que me llevaría a casa.
 Nick no había terminado.
Tomó mi brazo y apretó duro. Me quejé y mi mochila cayó. Intenté liberarme diciéndole que era un imbécil y eso lo hizo enfurecer más. ¿Lo siguiente que supe? Jude apartando a Nick de mi lado.  Nunca pensé que él saldría a mi defensa, así que tenía la boca abierta, como el resto de las personas ahí.
 Supongo que todos aman a los nerds.
Jude recogió mi mochila del suelo y me llevó a casa.
--¿Te trata siempre así?Me preguntó.
Siempre supe que Nick tenía un temperamento, pero nunca había pasado algo parecido. Nunca me había tocado.
--No. No.
--Es un idiota. ¿Por qué estás con él?
--No es una mala persona. Sólo…
--¿Sólo qué?Dijo bruscamente.
--Tiene un mal temperamento.
Las palabras salieron amargas de mi boca. Me miró, como si estuviese loca.
--Dime por favor que no te vas a volver a meter con él.
No lo haría.
Mi tío sabía que tenía un temperamento y como mi tutor legal estaba preocupado y obligado a protegerme. ¿Y yo? Ya estaba bastante asustada. Había oído las historias de muchas mujeres en relaciones abusivas y siempre empezaba con un mal temperamento.
  No le di una segunda oportunidad a Nick, y él no insistió. Creo que el hecho de que no hubiera movido un dedo para tratar de hacerme cambiar de opinión es lo que más de hirió.
--No deberías estar preocupada por élMe dijo una vez Jude mientras estudiábamos, tres días después de haber roto con Nick.
--Lo sé. Pero no puedo evitar que duela.
--Él era un chico espantoso.
 Fue más o menos donde empecé a lanzar cuchillos.
--Porque tú sabes tanto de ello.
Levantó una ceja.
--¿Disculpa?
--Mírate. No tienes ningún tipo de relación porque piensas tan horrible de todas las personas. ¡Nick no era espantoso, sólo problemático! ¿De acuerdo? Hacía y decía cosas estúpidas cuando se enojaba, pero no era una mala persona, Jude. No todas las personas son horribles.
 Me lanzó una mirada endemoniada antes de tomar sus cosas y marcharse.


Jude no me habló por semanas después de eso. Aún me daba tutorías, pero no me daba tiempo para charlar con él. Ni siquiera para intentar disculparme.
  Recuerdo el sentimiento de no hablarle, cuan feo se sentía. Pero no es nada comparado con ahora.
 Cierro la computadora y me deslizo bajo las mantas. Y lloro.
Lloro por Jude.





-Sthep Stronger.
 Taken. Ya sé. Lo siento.
Ps: Tengo un nuevo perrito. Se llama Patata. :D

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada